LOYOLA PRESS A Jesuit Ministry
Seprator   Seprator   Cart
    

E-Newsletter

Loyola Press on FacebookLoyola Press on TwitterLoyola Press on YouTubeLoyola Press on Pinterest

 

Hay un salmo para cada ocasión

¿Te gustaría echar un vistazo al libro de oraciones de Jesús? Pues bien, sólo tienes qué abrir tu Biblia y pasearte por el libro de los Salmos. Estas son oraciones con las que crecieron Jesús y los Apóstoles. Los relatos de Jesús y sus comentarios están bien planteados con citas y alusiones tomadas de los Salmos. Es obvio que él mismo los conocía de memoria.

El libro de los Salmos está agrupado entre los libros sapienciales y ofrece algunas imágenes de las más conmovedoras en la historia de la literatura humana. En estos 150 Salmos parece haber una oración para cada situación, espera, miedo o deseo. He aquí algunas ocasiones en las que los salmos nos ofrecen las palabras adecuadas para nuestra oración:

Momentos de dolor, Salmo 130: “Desde lo más profundo clamo a ti, Señor”.

Momentos de peligro, Salmo 23: “El Señor es mi pastor, nada me faltará”.

Dolor por el pecado, Salmo 51: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, renueva dentro de mí un espíritu firme”.

Por tu familia y hogar, Salmo 127: “Si el Señor no construye la casa, en vano se esfuerzan los albañiles”.

Al comenzar un nuevo trabajo, Salmo 1: “Es como un árbol plantado junto al río: da fruto a su tiempo y sus hojas no se marchitan”.

Cuando no puedes dormir, Salmo 4: “Me acuesto tranquilo y enseguida me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces descansar en paz”.

Anhelo de Dios, Salmo 42: “Como busca la cierva corrientes de agua, así, Dios mío, te busca todo mi ser”.