3 maneras para obtener un mejor provecho de la Misa

Tres maneras para obtener un mejor provecho de la Misa

¿Te gustaría obtener un mejor provecho de la Misa? ¿Te gustaría hacer de la Misa-incluso de aquella que se celebra mediocremente, un momento lleno de sentido para ti y tus hijos? He aquí tres sugerencias que pueden ayudarte.

  1. Asiste acompañado de amigos. Haz que tus hijos inviten a sus amigos a participar en la Misa y trátalos de manera especial después de la celebración, ya sea en casa o fuera de ella. La Misa es la parte central de nuestro día de descanso, día en que estamos supuestos a disfrutar el descanso, la hermandad, las amistades, y la bondad de la creación de Dios. Descubre lo bueno que es ser parte de aquellos que desean y activamente buscan ser el pueblo de Dios.
  2. Asigna una tarea a tus hijos. Haz que en tu familia un miembro sea responsable de orar por otro miembro. Tú mismo puedes ofrecer alguna intención para la oración (por ejemplo: un examen pendiente, o una situación difícil en el trabajo), asimismo puede formularse una petición genérica. Mantente alerta y señala los momentos específicos en los que el sacerdote nos invita a incluir nuestras oraciones.
  3. Proponte escuchar. Recuerda un mensaje o frase que te haya impresionado en el transcurso de la celebración. Puede ser una frase de la liturgia, alguna idea del predicador, las palabras de un himno o cántico, o inclusive el milagro de ver a un niño durmiendo plácidamente en el hombro de su padre. A diferencia de cuando vemos la televisión, la liturgia nos exige una participación plena, activa y consciente. Una manera de motivarlos a que escuchen durante la celebración es precisamente compartiendo después con ellos lo que escucharon. En caso de que surja alguna pregunta y no estés seguro de la respuesta, visita nuestra página digital www.loyolapress.com.