No se preocupe

No se preocupe

Así que no se inquieten diciendo: ¿Qué comeremos? ¿Qué beberemos? ¿Con qué nos vestiremos? Esas son las cosas por las que se preocupan los paganos. Ya sabe el padre celestial lo que necesitan. Busquen primero el reino de Dios y hacer su voluntad, y todo lo demás les vendrá por añadidura. —Mateo 6:31–33

Las palabras de Jesús desconciertan. El futuro es incierto. La educación de los hijos requiere mucho ¿Cómo es posible que no nos preocupemos por proveer a nuestra familia?Jesús no niega que necesitamos trabajar arduamente para obtener el alimento diario, la ropa, un hogar y responder a otras necesidades. Tampoco está diciendo que nos despreocupemos de estas responsabilidades. Nos pide que no nos consumamos por la ansiedad mientras trabajamos para obtener las cosas que necesitamos. ¿Por qué? ‘Porque nuestro Padre celestial sabe que las necesitamos’.
 
Todo es cuestión de prioridades. “Busquen primero el reino de Dios... y todo lo demás les vendrá por añadidura”, dice Jesús. El secreto para apartarnos de laansiedad es saber claramente lo que es más importante. Primero hay que buscar el Reino de Dios, y en él fijar nuestro corazón.

¿Qué significa todo eso? En este momento de nuestra vida, nuestra parte del “Reino de Dios” es nuestra familia. Buscamos el Reino edificando la paz en nuestro hogar; entregándonos a la educación religiosa de nuestros hijos; realizando nuestro trabajo de padres de familia con generosidad, paciencia y gratitud; y enseñando a nuestros hijos a hacer lo mismo.