LOYOLA PRESS A Jesuit Ministry
Seprator   Seprator   Cart
    

E-Newsletter

Loyola Press on FacebookLoyola Press on TwitterLoyola Press on YouTubeLoyola Press on Pinterest

 

Santa Francisca Romana, 1384-1440

Cuando era niña Santa Francisca pensó que estaba llamada a ser monja. Sin embargo vivió cuarenta años felizmente casada. Una persona excepcionalmente competente, Francisca se realizó de acuerdo a  prioridades claras. Primero su compromiso con Cristo, luego el cuidado cariñoso de su marido y sus hijos, luego la familia ampliada y por último los  enfermos y  pobres de Roma. "Algunas veces," - dijo, "una esposa debe dejar a Dios en el altar para encontrarlo en el trabajo del hogar”.

 A los doce años, Francisca se casó con Lorenzo Ponziano, un noble que la amaba tiernamente. Vivió cerca de  Vannozza, su cuñada, con quien compartía su celo. Juntas atendían a los enfermos y buscaban los casos más graves de Roma. En 1400, Francisca dio a luz al primero de sus cuatro hijos a quienes siempre atendió personalmente. Un año más tarde se convirtió en patrona de la finca familiar de los Ponziano, la administró hábilmente incluso durante la peste y las guerras civiles.

Francisca hizo que todos se sintieran sus mejores amigos por lo que atrajo a mucha gente, especialmente mujeres jóvenes que la idealizaban. En 1424, con  el apoyo de Lorenzo, organizó un grupo de mujeres dándole al grupo el título de Oblatas de María. Vivían en su casa bajo la regla de San Benito pero sin votos y compartían la misión de Francisca con los enfermos. Siete años más tarde, adquirió un edificio antiguo y les pidió a estas mujeres que vinieran a vivir en comunidad. Un biógrafo refiere su  invitación de la siguiente forma:

“Estoy dispuesta a hacer lo que el Señor quiera, pero sin ustedes, mis hermanas, ¿qué puedo hacer? Ustedes son los cimientos del edificio, las primeras piedras de la nueva casa espiritual de María. Ustedes son la semilla de lo que será la cosecha abundante de la primavera. Las preocupaciones terrenales y los asuntos temporales de la vida ya no deben ocupar su tiempo. Él les convoca a un retiro, donde ustedes vivirán en su presencia, imitarán su ejemplo y copiarán las virtudes de María. Un lugar donde se viva rezando por Roma para evitar que la ira de Dios se descargue contra esta ciudad degenerada y pecadora”.

Tras la muerte de Lorenzo en 1436, Francisca se unió a las Oblatas y se convirtió en su superior. Durante la última mitad de su vida recibió frecuentes visiones y éxtasis. Se dice que durante veintitrés años pudo ver a su ángel de la guarda quien le ayudaba en su trabajo. Murió en Roma en 1440.
Francisca Romana podría ser la patrona de los deseos que no cumplidos. Confiando fielmente en Dios, recibió más de lo que quería — las bendiciones de la vida matrimonial y religiosa.


Voices of the Saints Extracto de Voces de los Santos de Bert Ghezzi