LOYOLA PRESS A Jesuit Ministry
Seprator   Seprator   Cart
    

SHIPPING NOTICE

Note: Loyola Press will be closed beginning Wednesday, December 24th through Sunday, January 4th.  All orders placed during that period will ship beginning Monday, January 5th, 2015.


Order early to avoid shipping delays. Thank you for your understanding and we apologize for any inconvenience this may cause.

 

seissemanasconlabiblia

Seis semanas con la Biblia

Seis semanas con la Biblia es un programa de estudio y reflexión en torno a la Sagrada Escritura y su implicación en la vida cristiana. Esta experiencia es ideal para grupos parroquiales, como grupos de pastoral familiar, pastoral juvenil, comunidades de base o catequesis con adultos. El diseño y metodología de Seis semanas con la Biblia hacen que cualquiera pueda organizar y tener un exitoso diálogo bíblico. Este programa, centrado en la Biblia, ayudará a los católicos a crear comunidad y sentirse parte activa de ella.

Cada volumen de Seis semanas con la Biblia incluye:

  • Un evangelio o tema a tratar
  • Información histórica, cultural y antropológica
  • Aplicación a la vida diaria
  • Preguntas para el diálogo
  • Oportunidad para la oración y la convivencia



Títulos en español:

Mateo 1-2/Lucas 1-2: Alegría para el mundo

Mateo 5-7: Cómo ser feliz

Mateo 10-20: De camino con Jesús

Mateo 26-28: La victoria de Jesús sobre la muerte

Marcos: Conociendo a Jesús

María: madre de Jesús, madre nuestra

Lucas: La buena nueva de la misericordia de Dios

Juan 1-10: Yo soy el pan de vida

Juan 11-21: Mi paz les doy


Lo que los lectores dicen de Seis semanas con la Biblia

“Con esta serie el ministro tiene a su alcance un medio excelente para su formación que le lleva a ejercer un discipulado genuino en su parroquia, tan auténtico como el de los discípulos en el relato de Marcos”.

“Seis semanas con la Biblia brinda a los fieles una oportunidad para encontrar a Cristo en la Escritura y de alimentarse con su Palabra”.

“Seis semanas con la Biblia me recuerda mi compromiso con los pobres, que en mi caso, son los inmigrantes y quienes no conocen el idioma ni la forma en la que opera el sistema”.