Un concepto equivocado de la concepcion

Notice:

Learn more about how we can support you in response to the coronavirus in this letter from our president and publisher.

To Our Valued Customers,

Our computer network is currently offline for a repair issue. We expect the repair effort will be completed late today, April 3rd. As a result of this unexpected development, we will be unable to process orders until the repair is completed. However, we expect to be fully operational on Monday April 6th.
 
We apologize for any inconvenience this may cause you. However, rest assured we are doing everything we can and working as fast as we can to be back in a position to serve you.
 
Thank you for your patience and understanding.

Joellyn Cicciarelli, President/Publisher

Un concepto equivocado de la concepción

La Inmaculada Concepción se refiere a la concepción de Jesús, ¿cierto? ¡Falso! Este es un malentendido común. La concepción de Jesúses conocida y referida más bien como la Anunciación, precisamente cuando María pronunció su "Sí" ante el ángel que le anunció que concebiría por el poder del Espíritu Santo y que daría a luz al Hijo de Dios (Lucas 1:26–38).

Si no es la concepción de Jesús, ¿entonces de quién es?

La Inmaculada Concepción se refiere a la concepción de María. Dios le concedió “la gracia única y el privilegio” de “ser preservada de toda mancha y del pecado original” (Papa Pío IX, Dios inefable, 8 de diciembre de 1854). Respondiendo a la continua gracia de Dios, María permaneció sin mancha el resto de su vida. Por lo tanto, María es “inmaculada” —algo muy propio de la Madre de Dios—. La fiesta de la Inmaculada Concepción se celebra el 8 de diciembre.

¿Cómo hizo María para mantenerse “inmaculada” durante toda su vida?

Así como Dios nos guía y motiva constantemente, Dios mismo ayudó a María. Pero también tuvo ayuda humana. Aunque la Biblia no hace referencia alguna a los padres de María, podemos concluir que ellos la educaron en la fe judía. María aprendió así lo que significa estar abierta a Dios y a confiar en él. Los padres de María, a quien la tradición llama Joaquín y Ana, dieron a María una sólida cimentación, gracias a la cual, ella llegaría a ser una mujer “llena de gracia”. Esto es lo que también esperamos para nuestros hijos.