Ideas y consejos para conversaciones sobre la fe

Ideas y consejos para conversaciones sobre la fe

7 maneras de mejorar nuestra manera de escuchar

  1. Deja de hacer lo que sea que estés haciendo.
  2. Mira a tu hijo a los ojos.
  3. No prestes atención únicamente a lo que dice tu hijo; fíjate también en sus mensajes no verbales.
  4. No interrumpas.
  5. Haz preguntas que promuevan la conversación.
  6. Confirma que comprendiste correctamente a tu hijo.
  7. Visita http://www.loyolapress.com/familia.htm para más ideas y consejos.

 

Conversación 1 ¿Quién es Jesús?

1. <question> ¿Cuál fue el momento más emocionante de tu vida hasta ahora? Descríbelo con tanto detalle como te sea posible.

<faith tip> Tu hijo se encontrará con muchos desafíos a lo largo de la vida y no estarás presente en todos ellos, pero Dios sí. Recuérdale a tu hijo las palabras que Jesús dijo a sus discípulos: “Yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”.
2. Si pudieras presenciar la filmación de algún efecto especial para una película sin correr ningún riesgo, ¿cuál es el efecto especial que más te gustaría ver?

A veces esperamos que Dios se manifieste en nuestras vidas como un efecto especial de película de éxito de taquilla. Pero es más probable que reconozcamos a Dios en las ondulaciones calmadas del mar antes que en las olas de una tempestad, o que lo escuchemos en el silencio que sobreviene a la tormenta antes que en los rayos y truenos. Solo tenemos que tomarnos el tiempo para mirar y escuchar.
3. Si pudieras eliminar para siempre una parte de tu rutina diaria, ¿cuál sería?

La verdadera iluminación viene de descubrir que aun nuestros momentos mundanos están llenos de la grandeza de la presencia y el amor de Dios. Presta atención y verás las formas en que Dios está presente tanto en los mejores como en los peores momentos de cada día.

 

Conversación 2 ¿En qué creo?

1. Si tuvieras que llevar un objeto colgado del cuello con un cordel o una cadena delgada todo el tiempo, ¿qué sería? (No elijas algo muy pesado, ¡recuerda que tienes que llevarlo colgado todo el tiempo!)

Una de las formas más efectivas de nutrir una fe viva en tu hijo es decorar la casa con objetos que representen tu fe (una cruz, una Biblia familiar, una estatua, una tarjetita con una oración o un santo). Estos objetos le hablan todo el tiempo a tu hijo de la fe que nos sustenta en esta vida.
2. Si pudieras viajar en el tiempo al pasado para vivir todo un año o un acontecimiento histórico de los Estados Unidos, ¿qué año o acontecimiento te gustaría experimentar?

Improvisa una línea de tiempo espiritual que incluya los momentos y sucesos de tu vida que más impacto tuvieron sobre tus creencias espirituales. Revisa los altos y bajos y haz una lista con los tres sucesos más influyentes. Luego, reflexiona sobre qué intentaba decirte Dios en esos momentos.
3. Si pudieras esculpir cuatro caras nuevas en la montaña Rushmore, ¿de quién serían esas caras? ¿Por qué crees que esas personas merecen un lugar de tanto honor?

Habla con tu hijo de tu santo, apóstol o héroe preferido de la Biblia. Cuéntale cuáles son las cualidades que admiras de esa persona.

 

Conversación 3 ¿Cómo debería vivir?
 

1. Piensa en un objetivo aparentemente imposible que te gustaría ver cumplido en el mundo durante tu vida.

Alienta a tu hijo a actuar de acuerdo con la regla de oro: Trata a los demás como quieras que ellos te traten a ti. Esto promoverá una conciencia de su pertenencia a la gran familia humana. Jesús espera con ansias el momento en que reconozcamos que todos somos uno, del mismo modo en que Jesús y el Padre son uno.
2. Para niños: En tu opinión, ¿qué es lo más importante que te han enseñado tus padres hasta ahora? Para adultos: En tu opinión, ¿qué es lo más importante que te han enseñado tus hijos hasta ahora?

Es probable que hayas aprendido más sobre lo que está bien y lo que está mal a través de la experiencia de vida que de los sermones. Busca oportunidades de transmitirle tus valores a tu hijo por medio de la experiencia, por ejemplo ayudando juntos a otras personas, prestando atención a cómo hablas sobre los menos afortunados o tratando con respeto a todas las personas con las que te relacionas.
3. Supón que te dicen que puedes formular un deseo que se hará realidad, pero ese deseo tiene que ser para otra persona y no para ti. ¿Qué desearías y para quién?

La empatía es una pieza fundamental para el crecimiento moral. Convierte en un valor familiar el hecho de detenerse a pensar con frecuencia en cómo afectan al prójimo nuestros comportamientos y decisiones. Cuando tu hijo te cuente las experiencias de otros niños, pregúntale amablemente: “¿Cómo crees que se siente al respecto?”. Esto nutrirá la capacidad de compasión de tu hijo.

 

Conversación 4 ¿A dónde pertenezco?
 

1. Supón que, cuando hablas, en lugar de escuchar tu voz los demás escuchen el sonido de algún animal. ¿El sonido de qué animal elegirías como tu voz?

Comer juntos en familia es una actividad muy beneficiosa. Cuando escuchamos a nuestros hijos durante las conversaciones en torno a la mesa, ellos descubren su propia voz y desarrollan la confianza y la seguridad que les confirma que pertenecen a la familia.
2. Si tuvieras que cambiar el orden de las letras de tu nombre de pila para inventarte un nombre nuevo, ¿cuál sería? (Nota: debes usar todas las letras de tu nombre y ninguna otra letra.)

Los niños ansían sentirse especiales a los ojos de sus padres. Dile a tu hijo cómo elegiste su nombre, por qué es especial para ti y por qué, ahora que le pertenece a tu hijo, ese nombre es aún más significativo.
3. Si pidieras a cinco personas que conoces que escribieran  la palabra que mejor te describe según ellos, ¿cuál crees que sería la respuesta más común? (Analiza bien esta respuesta teniendo en cuenta el punto de vista de <i>ellos<xi>, no el tuyo.)

Los niños necesitan nuestra opinión, pero no olvides contarles ambos lados de la historia. Si bien es importante que ayudemos a nuestros hijos a desarrollar autodisciplina al corregirlos cuando se equivocan, también debemos elogiarlos cuando actúan de manera virtuosa y recordarles su verdadera identidad como amados hijos e hijas de Dios.

 

Conversación 5 ¿Cómo rezo?
 

1. Si pudieras cambiar el final de cualquier película que hayas visto, ¿qué película sería y qué cambios le harías al final?

La oración tiene el poder de cambiar las cosas. Es posible que no cambie de inmediato las circunstancias con las que lucho hoy, pero me cambia a mí; hace que esté más dispuesto a buscar la voluntad de Dios y a hacerla realidad en mi vida. Entonces, lo que sucede es que descubro que lo que realmente tenía que cambiar no eran mis circunstancias, sino yo mismo.
2. Si pudieras ser el árbol más alto en varias millas a la redonda, ¿en qué lugar del mundo te gustaría que te plantaran para poder tener una vista maravillosa de todo lo que tienes debajo?

Dios plantó una semilla de fe en cada niño, y tú tienes una influencia fundamental en cuanto a cómo se nutre esa semilla. Pide en tus oraciones poder responder a las oportunidades que se te presentan a diario para alimentar esa tierna fe.
3. Si pudieras construir un puente o túnel privado entre tu casa y cualquier sitio en el mundo, ¿a dónde te llevaría?

La oración es una de las formas más seguras que tenemos de conectarnos con Dios. Es lo que nos permite hablar con Dios de corazón a corazón en cualquier momento y en cualquier circunstancia. Convierte la oración en un hábito diario en tu hogar.

 

Conversación 6 ¿Cuál es mi destino?

1. Si pudieras presentarte ante el Congreso de los Estados Unidos para intentar convencerlos de que aprueben una nueva ley, ¿qué ley te gustaría que evaluaran? ¿Qué razones les darías para que dieran su apoyo a esta nueva ley?

El Reino de Dios no está sólo en el futuro, sino también en el presente. A los seguidores de Jesús se nos llama a hacer lo que podamos en la medida que podamos: se nos llama a hacer justicia, a reducir la opresión y a promover el bien común. Habla con tu hijo acerca de acontecimientos actuales que ilustren de qué manera las personas están operando cambios positivos en el mundo.
2. Si pudieras soltar un globo de helio con un mensaje atado al extremo del cordel, ¿qué mensaje le escribirías al receptor desconocido que lo encuentre?

Prueba lo siguiente por mera diversión: pide a cada miembro de la familia que saque el nombre de otro familiar de un sombrero. De ser posible, incluye también los nombres de los abuelitos, tíos, primos, etcétera. Durante una semana, pídele a cada uno que rece por el miembro de la familia cuyo nombre sacó del sombrero. Al final de la semana, revela a todos quién fue su “amigo invisible” de oración.
3. Si una fábrica de helados te pidiera que inventaras un sabor nuevo, ¿qué sabor sería y qué nombre creativo le pondrías?

Todos tenemos dones maravillosos para compartir con un mundo atribulado. Descubrir lo que nos gusta y nuestras preferencias puede ayudarnos a descubrir la esencia y la verdadera naturaleza de nuestros dones más valiosos. Ayuda a tu hijo a probar una amplia variedad de experiencias para que pueda descubrir cuáles son las que más le gustan, las que pueden marcarle el camino hacia una vida satisfactoria.