Encontrar a Dios debajo del árbol de Navidad

by Julianne McCullagh
  

La Navidad debería ser un momento fácil para encontrar a Dios en todas las cosas, como nos pide san Ignacio de Loyola. Pero a menudo no parece tan simple. Con todas las distracciones que hay en el hogar, la escuela y el trabajo, es fácil perder de vista lo que es realmente importante.

Es la temporada

Sentada con las piernas cruzadas debajo del árbol de Navidad, Kate levanta la vista y entrecierra los ojos. Todas las luces de la habitación están apagadas, excepto las del árbol de Navidad. Puede escuchar el viento que sopla afuera, y le resulta fácil imaginar que está viajando en burro junto a María y José hacia Belén, un pueblo en la distancia, por un largo y sinuoso camino, como aparece en una de las tarjetas de Navidad que se exhiben sobre el piano.

Mamá está ocupada con el pequeño Joey, así que Kate tiene unos minutos a solas para sentarse aquí en su lugar favorito. Frente a ella está la escena de la Natividad: un delgado pesebre de madera con retazos de paja pegados en la parte superior, y en la pared del fondo se encuentra una pintura de una vaca, una oveja y un burro mirando hacia el espacio donde las figuras han sido cuidadosamente colocadas. Ahí se encuentra José, apoyado sobre su vara, con la cabeza inclinada de asombro. María está arrodillada, con las manos separadas ante la vista ante ella. Los pastores se apiñan a la puerta, y algunos reyes con túnicas coloridas y sus camellos resplandecientes están en fila para ingresar en este lugar especial. Todos miran al pequeño niño de yeso que está vestido solo con una sábana delgada en vez de un pañal. Este bebé, este Salvador, con un aureola detrás de sus rizos, tiene los brazos extendidos en bendición hacia su audiencia; hacia mí también, piensa Kate.

“Kate, ¿tienes tu suéter, gorro y mitones? Está empezando a nevar ", dice mamá mientras convence a Joey para que se ponga su traje de nieve. "Hay mucho que hacer en estos días antes de la Navidad". Kate escucha a mamá hablar con Joey con una voz exasperada y cansada mientras lucha con el pataleo de sus pies al tratar de ponerle se traje de nieve.

Un chiquillo los pastorea

Kate está preparada para la noche fría. Sobre la silla grande cerca de la puerta principal se encuentra la ropa abrigada, lista para ponerse cuando vaya al concierto escolar en el que estará tocando su hermano mayor. Papá y los niños mayores ya están en la escuela; ella, mamá y su hermano pequeño caminarán las tres cuadras para unirse a ellos.

Kate ayuda a su mamá a abrir la carriola de Joey. Se retuerce y chilla encantado mientras su madre y su hermana se preocupan por él, acurrucándolo con una manta suave para mantenerlo caliente en el aire nocturno. Mientras mete la manta debajo de la espalda de su hermano pequeño, Kate besa impulsivamente a este pequeño niño a quien ama tanto, tocando su mejilla suave y cálida.

Kate sostiene la barra delantera de la carriola mientras mamá sostiene la manija, y juntas maniobran la carriola por los escalones delanteros. El viento se está levantando y pequeños copos de nieve caen en la mejilla de Kate.

"¿Lista, Kate?"

“¡Ay, olvidé algo! Ya vuelvo ".

Ella corre los cuatro escalones y entra en la casa. Arrodillándose una vez más frente al pesebre, Kate saca uno de sus suaves guantes azules tejidos de su bolsillo y lo coloca alrededor del bebé sonriente en el pesebre.

"Lista, mamá", anuncia mientras cierra la puerta de entrada detrás de ella.


 Julianne McCullagh

Julianne McCullagh

Julianne B. McCullagh is Director of Family Life Ministry at St. Philip the Apostle Church in Lewisville, Texas.

See More