LOYOLA PRESS A Jesuit Ministry
Seprator   Seprator   Cart
    

E-Newsletter

Loyola Press on FacebookLoyola Press on TwitterLoyola Press on YouTubeLoyola Press on Pinterest

 

Muchas formas de oración

Orar es hablar con Dios. Así de sencillo. Cuando se trata de orar personalmente, es muy importante que encontremos una forma que se acomode a nuestra situación. Afortunadamente, el catolicismo ofrece una multitud de formas para hacerlo. Les presento tres de las más comunes.

Orando el Padrenuestro. La Oración del Señor o Padrenuestro es la oración que Jesús enseñó a sus discípulos cuando éstos le pidieron que los enseñara a orar. Las primeras palabras reflejan la manera tan íntima en que Jesús se dirige a Dios: “Padre nuestro”. Al enseñar a sus discípulos a llamarle a Dios de la misma manera, nos invita a que tengamos la misma cercanía con Dios. Dado que compartimos esta cercanía, también decimos: Padrenuestro. La oración continúa reconociendo y aceptando las intenciones de Dios para el mundo y después le pide que responda a nuestras necesidades humanas.

Orando con la Escritura. Uno puede orar también por medio de su texto o relato favorito de la Biblia. Una vez que has encontrado este pasaje, pídele a Dios que te ayude a hacer de su mensaje parte de tu vida, y después, lee el texto. Vuélvelo a leer lo más lento que puedas, y déjate atrapar por las frases o palabras que te hablan al corazón. Reflexiona en lo que ha llamado tu atención: la historia, una imagen, o inclusive, alguna palabra. Después, habla con Dios respecto a lo que esta significa para ti.

Rezando el rosario. Las oraciones del rosario son meditaciones imaginativas sobre los misterios de la vida de Jesús y María. Durante muchos años los misterios del rosario se centraron en 15 misterios. Sin embargo, ahora contamos con 20. Recientemente el Papa Juan Pablo II añadió 5 más, los “misterios luminosos”.

Por Joel Schorn, co-autor de A Faith Interrupted, Loyola Press, 2004.